ALQUILER DE TRAJES

Alquiler de trajes

El traje de caballero es sinónimo de buen vestir, y debe favorecer al máximo nuestra silueta. Es necesario probarse y dejarse asesorar bien con la talla, un error de tallaje puede perjudicar nuestra imagen.

Antes de realizar el alquiler hay que tener en cuenta unos sencillos consejos, especialmente en estos trajes con tallas estándares. Si te has probado trajes en varias ocasiones y ninguno te favorece, es el momento de pensar en hacerte un traje a media, siempre es buen momento para tener en el armario un traje especialmente confeccionado para ti con tus medidas exactas.

Alquilar un traje de calle tiene muchas opciones y sobre todo ventajas como son el precio, la comodidad de utilizar siempre un traje perfecto si se ha cambiado de talla, no tener que llevarlo a la tintorería puesto que la limpieza está incluida, cada vez puedes alquilar un chaleco diferente según la ocasión…

Alquiler de trajes de calle

En cualquiera de nuestras tres tiendas encontrará cuatro tipos de trajes de alquiler: alquiler de traje negro, alquiler de traje gris marengo, alquiler de traje azul tinta y alquiler de traje azul marino.

Esta opción es perfecta si quieres alquilar un traje para una boda, alquilar un traje para un bautizo, alquilar un traje para una comunión o alquilar un traje para una graduación.

Os vamos a detallar algunos aspectos claves a la hora de escoger la talla y otros detalles importantes:

La americana

• Las hombreras de la americana no deben sobresalir de modo exagerada de los hombros, simplemente deben realzarlos.
• Debes poder abrocharte tu chaqueta sin problemas, ni muy ancha ni muy estrecha, que ajuste pero no apriete. El corte recto es el ideal y además el más favorecedor. Sólo los más delgados pueden optar por el corte italiano (slim fit) de corte más entallado.
• Como norma general para el cierre de botones recuerda esta regla: a veces, siempre y nunca. Si llevas un traje de tres botones puedes si quieres abrochar el tercer botón, siempre el segundo y nunca el inferior de abajo. En el caso de dos botones debes llevar el primero siempre cerrado y el segundo nunca. Un traje de un botón irá siempre cerrado.
• Los trajes de dos botones son los más clásicos. Los trajes de tres botones son algo más juveniles.

Trajes de caballero en alquiler

El pantalón y los zapatos

• La caída del pantalón perfecta es la que hace un solo pliegue en la pernera cuando llevamos puestos los zapatos, ni muy cortos ni muy largos.
• Un cinturón de piel es el complemento ideal para los pantalones. Aunque una vez que pruebes los tirantes ya nunca querrás volver a llevar cinturón.
• Un zapato negro de piel con cordones es perfecto para los trajes oscuros. Si eliges un traje en color gris o en tonos tierra puedes elegir además unos zapatos en tonos marrones. Los trajes azules permiten los dos colores. Para vestir un traje de noche utilizaremos siempre zapatos negros.

El tejido

• Los mejores materiales para el invierno son los de lana tejida o cashmere. La franela o el tweed son también perfectos pero sólo en los trajes de día.

Americanas y trajes de calle en alquiler

La camisa y la corbata

• La manga de la camisa debe ser visible entre uno y dos centímetros con respecto a la americana. Mejor dos centímetros si vas a utilizar camisa con puño doble para el uso de gemelos.
• La camisa no debe quedar arrugada ni hacer pliegues o bolsas, las mejores son de algodón 100% o las que utilizan algodón y seda.
• El cuello de la camisa es muy importante, mídelo exactamente para elegir la talla correcta.
• La corbata debe quedar por encima del pantalón, como a un centímetro aproximadamente.

Alquiler de trajes para hombres

Lo principal es que te sientas cómodo y seguro con tu traje, utilizar un traje de alquiler siempre es una buena opción en especial por las ventajas que os comentábamos al principio del post: precio, comodidad, cambio de talla, limpieza, combinaciones…

Esperamos que os haya resultado interesante el post, y os recordamos que tenemos en nuestras tiendas de Madrid trajes de calle idóneos para alquilar en alguna ocasión especial tales como bodas, comuniones, bautizos y graduaciones disfrutando de todas las ventajas que ofrece.